¿Qué es lo que se activa con el uso de materiales concretos?

El desarrollo del pensamiento tiene su primera etapa en una inteligencia práctica concreta en el niño. Es a través de las experiencias sensoriales, motrices, pre operativas y operativas que éste se va paulatinamente estructurando y reestructurando con cada experiencia.

Las vivencias concretas (manipulación de objetos concretos para experimentar y transformar), son los insumos que le permiten integrar a la estructura interna neurológica las regularidades existentes entre los objetos que están disponibles en el mundo físico.

En la práctica con niños y niñas de 3 años hasta 18 años es asombrosamente evidente, que cada interacción con material didáctico concreto, sensorial, lúdico, entre otros, cuando es por decisión propia, surgen las comprensiones de manera natural y auténtica.

Lo anterior nos permite hacer una aproximación, a nivel interno se sabe que con la actividad autónoma y operativa, en el cerebro se van organizando conexiones neuronales. Según algunas investigaciones cientificas las dendritas que son las prolongaciones protoplasmáticas ramificadas de una neurona, dedicadas principalmente a la recepción de estímulos y secundariamente alimenta a estas células, en un proceso dinámico, fluido, bioquímico y electromagnético.

Por lo visto las dendritas llegan a crecer y a conectarse entre en sí, en un proceso en el que interviene la mielina, que es una proteína que esta presente para dar mayor flexibilidad y capacidad conectiva.

El organismo durante este proceso denominado ” mielinización” experimenta un bienestar, que algunos científicos lo denominan “autosatisfacción neuronal”.

La inteligencia práctica como lo expone Piaget, se constituye en la primera etapa del conocimiento mismo y, es la condición necesaria para todo conocimiento reflexivo posterior.

Así, un entorno es adecuado para el aprendizaje, cuando está provisto de diversidad de ofertas, recursos operativos y oportunidades para manipularlos y, no sólo que permite la adquisición de los legados culturales: matemáticas, geometría, algebra y lenguaje; sino que permite establecer conexiones que nos llevan a comprensiones mucho más amplias, dando lugar a un aprendizaje autónomo (auténtico ).

Mantener latente el sentimiento de asombro y curiosidad que son características innatas en el desarrollo de la creatividad, es posible cuando hay condiciones apropiadas para que el niño, la niña y el joven satisfagan las necesidades auténticas en cada etapa de su vida; sin presiones, sin exigencias, competitividad y tensión.

La variedad de experiencias van tejiendo y consolidando la red de conexiones neuronales de manera formidable. Una red que prepara al cerebro para contener nuevas comprensiones sobre las diferentes realidades, que cada vez evidencian mayor complejidad.

Por otra parte, antes del lenguaje, la lógica de los conceptos, las abstracciones y la inteligencia reflexiva, en el niño madura la inteligencia sensorio motora, afectiva y práctica. El sujeto percibe lo esencial a través de las nociones cognitivas: del objeto permanente, espacio, tiempo, causalidad y reversibilidad.

Según la epistemología de Piaget, el sujeto organiza en el plano de la acción todo un universo sólido y coherente”. Jean Piaget, el nacimiento de la inteligencia y la construcción de lo real en el niño, pp. 186

Por lo tanto, la obtención de logros por parte de los niños, niñas, jóvenes y adultos, les permiten conquistar el mundo real; descubriendo por sí mismos las regularidades que suceden, siempre que el ambiente este preparado y sea tranquilo.

Reiteramos que si el organismo es presionado, condicionado y manipulado por los afectos, o por programas externos, los procesos se desvirtúan y no son auténticos. Y lo que estaríamos activando son mecanismos de protección. En estas circunstancias el organismo se enfoca en la defensa y no en la creatividad.

Aunque el organismo aparentemente se adapta, como mecanismo de defensa y adopta comportamientos para ser aceptado socialmente, el sujeto no vive a plenitud cada etapa de su vida.

Confiemos en el potencial que trae consigo cada ser humano y proveamos de ambientes propicios para que se active esta sabiduría propia de la especie humana.

Esperanza Chacón
Orion educativo
Semillero 2
Dic. 2015