La vida es un proceso dinámico, en permanente cambio.  Y siempre nos presenta propuestas alternativas que nos ponen a reflexionar si estamos haciendo lo correcto o no, si la educación elegida para los nuestros es la adecuada para el mundo actual.  Para quienes están inmersos en los nuevos paradigmas educativos con base en la libertad surge la pregunta:

¿Es capaz el ser humano de tomar sus decisiones en las diferentes etapas de su vida?

Importante, conocer qué implica tomar decisiones con autonomía.  Una de las pautas a tomar en cuenta, el sentido de la libertad en los procesos de vida y, por supuesto en el aprendizaje; que desde luego no significa: sobreprotección, imposición, abandono, alboroto o, libertinaje. 

La clave está en comprender que, el medio en el que se desarrolla el ser humano, la manera como se le acompaña en sus actividades y en los diferentes estados de desarrollo, determinan la actitud y la forma de interacción de cada organismo.

La libertad es una capacidad innata que posee todo ser humano, que le permite crearse a sí mismo en congruencia con el medio y juntos son una unidad

LA AUTONOMIA EL EJE DE LA INTERACCIÓN

Al respecto, es formidable constatar que en Casa Sulà, el aprendizaje fluye con naturalidad cuando el niño, la niña y el joven tiene vivencias de respeto a su autonomía en todos los niveles del conocimiento: sensorial, motriz, emocional, operativo, intelectual y social.

Asimismo, el proceso de aprender se torna placentero para el ser humano, porque se ha tomado en cuenta: la motivación personal, el ritmo, la experiencia y el estado de madurez. Por consiguiente, para que el aprendizaje sea amplio y auténtico, lo que se elige debe estar en conexión con las emociones propias, es ahí cuando podemos decir que las decisiones que se toman surgen del corazón.  De este modo, las experiencias se viven con pasión.

 Los espacios que se preparan para el aprendizaje autónomo y desarrollo integral del SER, son “relajados” tanto en el Semillero 1 (niños/as de 03 hasta 6/7 años y en el Semillero 2, de 6/7 hasta 18 años), quiere decir, libre de peligro, de presión, de coerción, de estrés y de competitividad 

Casa Sulà cuenta con una gama importante de recursos didácticos, lúdicos, ofertas y proyectos; distribuidos en diferentes áreas y rincones de interés.  Como complemento existe un marco de referencia con reglas y acuerdos para la convivencia para que la interacción sea espontánea e integral.  Por lo tanto, el amor y el respeto, así como, la libertad y los límites coexisten de manera asombrosa y son los elementos clave para acompañar los procesos de aprender a aprender.

En suma, si queremos que nuestros hijos e hijas puedan valerse por sí mismos, para cumplir con su plan de vida es preciso que desde las primeras etapas infantiles puedan tener la posibilidad de ejercitar la toma de decisión; lo que aportará para un crecimiento sano y feliz.

Esperanza Chacón
Semillero 2
Casa Sulà / Orion Educativo
Febrero, 2020

Fotos por: Esperanza Chacón y Andrea Isabel